letras

Tuesday, March 14, 2006

Esta Noche me Emborracho

Letra y Música: Enrique Santos Discépolo

Sola, fané, descangayada,
la vi esta madrugada
salir de un cabaret;
flaca, dos cuartas de cogote
y una percha en el escote
bajo la nuez;
chueca, vestida de pebeta,
teñida y coqueteando
su desnudez...
Parecía un gallo desplumao,
mostrando al compadrear
el cuero picoteao...
Yo que sé cuando no aguanto más
al verla, así, rajé,
pa' no yorar.

¡Y pensar que hace diez años,
fue mi locura!
¡Que llegué hasta la traición
por su hermosura!...
Que esto que hoy es un cascajo
fue la dulce metedura
donde yo perdí el honor;
que chiflao por su belleza
le quité el pan a la vieja,
me hice ruin y pechador...
Que quedé sin un amigo,
que viví de mala fe,
que me tuvo de rodillas,
sin moral, hecho un mendigo,
cuando se fue.

Nunca soñé que la vería
en un "requiscat in pace"
tan cruel como el de hoy.
¡Mire, si no es pa' suicidarse
que por ese cachivache
sea lo que soy!...
Fiera venganza la del tiempo,
que le hace ver deshecho
lo que uno amó...
Este encuentro me ha hecho

Que quedé sin un amigo,
que viví de mala fe,
que me tuvo de rodillas,
sin moral, hecho un mendigo,
cuando se fue.

Nunca soñé que la vería
en un "requiscat in pace"
tan cruel como el de hoy.
¡Mire, si no es pa' suicidarse
que por ese cachivache
sea lo que soy!...
Fiera venganza la del tiempo,
que le hace ver deshecho
lo que uno amó...
Este encuentro me ha hecho
Tanto mal,
que si lo pienso más
termino envenenao.
Esta noche me emborracho bien,
me mamo, ¡bien mamao!,
pa' no pensar...

Friday, February 24, 2006

LA CASITA DE MIS VIEJOS

Música: Juan Carlos Cobián
Letra: Enrique Cadícamo

Barrio tranquilo de mi ayer,
como un triste atardecer,
a tu esquina vuelvo viejo...
Vuelvo más viejo,
la vida me ha cambiado...
en mi cabeza un poco de plata
me ha dejado.
Yo fui viajero del dolor
y en mi andar de soñador
comprendí mi mal de vida,
y cada beso lo borré con una copa,
Las mujeres siempre son
las que matan la ilusión

Vuelvo vencido a la casita de mis viejos,
cada cosa es un recuerdo
que se agita en mi memoria,
mis veinte abriles me llevaron lejos...
locuras juveniles, la falta de consejo.
Hay en la casa un hondo y cruel
silencio huraño,
y al golpear, como un extraño,
me recibe el viejo criado...
Habré cambiado totalmente,
que el anciano por la voz
tan sólo me reconoció.
Pobre viejita la encontré enfermita;
yo le hablé
y me miró con unos ojos...
Con esos ojos
nublados por el llanto
como diciéndome
porqué tardaste tanto...

Ya nunca más he de partir
y a tu lado he de sentir
el calor de un gran cariño...
Sólo una madre
nos perdona en esta vida,
es la única verdad,
es mentira lo demás.

Tuesday, February 21, 2006

Cuartito Azul

Música: Mariano Mores
Letra: Mario Battistella

Cuartito azul, dulce morada de mi vida,
fiel testigo de mi tierna juventud,
llegó la hora de la triste despedida,
ya lo ves, todo en el mundo es inquietud.
Ya no soy más aquel muchacho oscuro;
todo un señor desde esta tarde soy.
Sin embargo, cuartito, te lo juro,
nunca estuve tan triste como hoy.

Cuartito azul
de mi primera pasión,
vos guardarás
todo mi corazón.
Si alguna vez
volviera la que amé
vos le dirás
que nunca la olvidé.
Cuartito azul,
hoy te canto mi adiós.
Ya no abriré
tu puerta y tu balcón.

Aquí viví toda mi ardiente fantasia
y al amor con alegria le canté;
aquÌ fue donde sollozó la amada mía
recitándome los versos de Chénier.
Quizá tendré para enorgullecerme
gloria y honor como nadie alcanzó,
pero nada podrá ya parecerme
tan lindo y tan sincero
como vos.

Monday, February 20, 2006

La Enmascarada

Música: Paquita Bernardo
Letra: Francisco GarcÌa JimÈnez

Cuando quise, en la vida,
confiado, solo una vez,
la mujer de mis sueños
fue traidora después...
Aquellas manos tan cálidas
ocultaban el puñal que mató, cuando apenas germinó,
mi fe sentimental.

Hoy he encontrado a la impÌa
en un baile, enmascarada;
la delató su mirada
y una farsa combiné.
FingÌ no reconocerla,
fui galante y ocurrente,
y luego, en palabra ardiente,
honda pasión declaré.
Al creer conquistada
mi amorosa locura,
de su triunfo segura
su antifaz se sacó.
Al mirarle a los ojos
recordé emocionado
la traición del pasado
y le dije con rencor...

"Para qué me has mostrado
tu cara sin antifaz,
si de hacerme tu esclavo
no es tu cara capaz...
En ella, risas o lagrimas,
no dicen nunca verdad.
°Si sabré que tu imagen viva y fiel
también es antifaz!..."

Wednesday, February 15, 2006

Sus ojos se cerraron

Música: Carlos Gardel
Letra: Alfredo Le Pera

Sus ojos se cerraron...
y el mundo sigue andando,
su boca que era mía
ya no me besa más,
se apagaron los ecos
de su reír sonoro
y es cruel este silencio
que me hace tanto mal.
Fue mía la piadosa
dulzura de sus manos
que dieron a mis penas
caricias de bondad,
y ahora que la evoco
hundido en mi quebranto,
las lágrimas pensadas
se niegan a brotar,
y no tengo el consuelo
de poder llorar.

¡Porqué sus alas tan cruel quemó la vida!
¡porqué esta mueca siniestra de la suerte!
Quise abrigarla y más pudo la muerte,
¡Cómo me duele y se ahonda mi herida!
Yo sé que ahora vendrán caras extrañas
con su limosna de alivio a mi tormento.
Todo es mentira, mentira es el lamento.
¡Hoy está solo mi corazón!

Como perros de presa
las penas traicioneras
celando mi cariño
galopaban detrás,
y escondida en las aguas
de su mirada buena
la suerte agazapada
marcaba su compás.
En vano yo alentaba
febril una esperanza.
Clavó en carne viva
sus garras el dolor;
y mientras en las calles
en loca algarabía
el carnaval del mundo
gozaba y se reía,
burlándose el destino
me robó su amor.

Mano a mano

Música: Carlos Gardel y José Razzano
Letra: Celedonio Flores

Rechiflado en mi tristeza, te evoco y veo que has sido
en mi pobre vida paria sólo una buena mujer.
Tu presencia de bacana puso calor en mi nido,
fuiste buena, consecuente, y yo sé que me has querido
como no quisiste a nadie, como no podrás querer.

Se dio el juego de remanye cuando vos, pobre percanta,
gambeteabas la pobreza en la casa de pensión.
Hoy sos toda una bacana, la vida te rÌe y canta,
Ios morlacos del otario los jugás a la marchanta
como juega el gato maula con el mÌsero ratón.

Hoy tenés el mate lleno de infelices ilusiones,
te engrupieron los otarios, las amigas y el gavián;
la milonga, entre magnates, con sus locas tentaciones,
donde triunfan y claudican milongueras pretensiones,
se te ha entrado muy adentro en tu pobre corazón.

Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado;
no me importa lo que has hecho, lo que hacés ni lo que harás...
Los favores recibidos creo habértelos pagado
y, si alguna deuda chica sin querer se me ha olvidado,
en la cuenta del otario que tenés se la cargás.

Mientras tanto, que tus triunfos, pobres triunfos pasajeros,
sean una larga fila de riquezas y placer;
que el baán que te acamala tenga pesos duraderos,
que te abrás de las paradas con cafishos milongueros
y que digan los muchachos: Es una buena mujer.
Y mañana, cuando seas descolado mueble viejo
y no tengas esperanzas en tu pobre corazón,
si precisás una ayuda, si te hace falta un consejo,
acordate de este amigo que ha de jugarse el pellejo
pa'ayudarte en lo que pueda cuando llegue la ocasión.

Por una Cabeza

Música: Carlos Gardel
Letra: Alfredo Le Pera

Por una cabeza
de un noble potrillo
que justo en la raya
afloja al llegar,
y que al regresar
parece decir:
No olvidés, hermano,
vos sabés, no hay que jugar.
Por una cabeza,
metejón de un día
de aquella coqueta
y burlona mujer,
que al jurar sonriendo
el amor que está mintiendo,
quema en una hoguera
todo mi querer.

Por una cabeza,
todas las locuras.
Su boca que besa,
borra la tristeza,
calma la amargura.
Por una cabeza,
si ella me olvida
qué importa perderme
mil veces la vida,
para quÈ vivir.

Cuántos desengaños,
por una cabeza.
Yo jugué mil veces,
no vuelvo a insistir.
Pero si un mirar
me hiere al pasar,
sus labios de fuego
otra vez quiero besar.
Basta de carreras,
se acabó la timba.
°Un final reñido
ya no vuelvo a ver!
Pero si algún pingo
llega a ser fija el domingo,
yo me juego entero.
¡Qué le voy a hacer..!

Soledad

Música: Carlos Gardel
Letra: Alfredo Le Pera

Yo no quiero que nadie a mí me diga
que de tu dulce vida
vos ya me has arrancado.
Mi corazón una mentira pide
para esperar tu imposible llamado.
Yo no quiero que nadie se imagine
cómo es de amarga y honda mi eterna soledad,
en mi larga noche el minuto muele
la pesadilla de su lento tic-tac.

En la doliente sombra de mi cuarto, al esperar
sus pasos que quizás no volverán,
a veces me parece que ellos detienen su andar
sin atreverse luego a entrar.
Pero no hay nadie y ella no viene,
es un fantasma que crea mi ilusión.
Y que al desvanecerse va dejando su visión,
cenizas en mi corazón.

En la plateada esfera del reloj,
las horas que agonizan se niegan a pasar.
Hay un desfile de extrañas figuras
que me contemplan con burlón mirar.
Es una caravana interminable
que se hunde en el olvido con su mueca espectral,
se va con ella tu boca que era mía,
sólo me queda la angustia de mi mal.

Friday, February 10, 2006

Se dice de mi

Música: Francisco Canaro
Letra: Ivo Pelay

Se dice de mÌ,
se dice de mÌ.
Se dice que soy fiera,
que camino a lo malevo,
que soy chueca y que me muevo
con un aire compadrón,
que parezco Leguisamo,
mi nariz es puntiaguda,
la figura no me ayuda
y mi boca es un buzón.

Si chlarlo con Luis, con Pedro o con Juan,
hablando de mÌ os hombres están.
Critican si ya, la linea perdÌ,
se fijan si voy, si vengo o si fi.

Se dicen muchas cosas,
mas si el bulto no interesa,
porque pierden la cabeza
ocupándose de mÌ.
Yo se que muchos me desprecian compañÌa
y suspiran y se mueren cuando piensan en mi amor.
Y más de uno se derrite si suspiro
y se quedan si los miro resoplando como un ford.

Si fea soy,
pongámosle,
que de eso aun no me enterÈ,
en el amor, yo solo sÈ
que a más de un gil, dejÈ a pie.

Podrán decir, podrán hablar,
y murmurar, y rebuznar,
mas la fealdad que dios me dio,
mucha mujer me la envidió
y no diran que me engrupÌ
porque modesta siempre fui.
Yo soy asÌ

Y ocultan de mÌ,
ocultan que yo tengo,
unos ojos soñadores,
ademas otros primores
que producen sensación.
Si soy fiera se que, en cambio,
tengo un cutis de muÒeca,
los que dicen que soy chueca,
no me han visto en camisón.
Los hombres de mÌ critican la voz,
el modo de andar, la pinta, la tos.

Critican si ya la linea perdÌ,
se fijan si voy, si vengo, o si fui.
Se dicen muchas cosas,
mas si el bulto no interesa,
porque pierden la cabeza
ocupandose de mÌ.

Yo se que hay muchos me desprecian compaÒÌa,
y suspiran y se mueren cuando piensan en mi amor.
Y m·s de uno se derrite si suspiro
y se quedan si los miro resoplando como un ford.
Si fea soy, pongamosle,
que de eso aun no me enterÈ
en el amor, yo sÛlo se,
que a m·s de un gil, deje de a pie.

Podrán decir, podrán hablar,
y murmurar, y rebuznar,
mas la fealdad que dios me dio,
mucha mujer me la envidió.
Y no dirán que me engrupÌ
porque modesta siempre fui.
Yo soy asÌ.

Thursday, February 09, 2006

Duelo Criollo

Música: Juan Rezzano
Letra: Lito Bayardo

Mientras la luna serena
baña con su luz de plata
como un sollozo de pena
se oye cantar su canción;
la canción dulce y sentida
que todo el barrio escuchaba
cuando el silencio reinaba
en el viejo caserón.

Cuentan que fue la piba de arrabal,
la flor del barrio aquel que amaba un payador.
Sólo para ella cantó el amor
al pie de su ventanal;
pero otro amor por aquella mujer,
nació en el corazón del taura más mentao
que un farol, en duelo criollo vio,
bajo su dÈbil luz, morir los dos.

Por eso gime en las noches
de tan silenciosa calma
esa canción que es el broche
de aquel amor que pasó...
De pena la linda piba
Abrió bien anchas sus alas
y con su virtud y sus galas
hasta el cielo se voló.

Friday, February 03, 2006

Gricel

GRICEL
Música: Mariano Mores
Letra: JosÈ MarÌa Contursi

No debÌ pensar jamás
en lograr tu corazón
y sin embargo te busqué
hasta que un dÌa te encontrÈ
y con mis besos te aturdÌ
sin importarme que eras buena...
Tu ilusión fue de cristal,
se rompió cuando partÌ
pues nunca, nunca más volvÌó
°QuÈ amarga fue tu pena!

No te olvides de mÌ,
de tu Gricel,
me dijiste al besar
el Cristo aquel
y hoy que vivo enloquecido
porque no te olvidÈ
ni te acuerdas de mÌ...
°Gricel! °Gricel!

Me faltó despuÈs tu voz
y el calor de tu mirar
y como un loco te busquÈ
pero ya nunca te encontrÈ
y en otros besos me aturdÌó
°Mi vida toda fue un engaño!
øQuÈ será, Gricel, de mÌ?
Se cumplió la ley de Dios
porque sus culpas ya pagÛ
quien te hizo tanto daño.

Derecho Viejo

DERECHO VIEJO
Música: Eduardo Arolas
Letra: AndrÈs Baldesari

Oiga usted compañero... si me quiere escuchar...
no crea que soy, amigo, un cuentero:
yo quiero confiarle... a usted... compañero
mi inmenso y cruel dolor...
Quiero desahogar mis penas... siÈntese nomás...
y pida alg˙n trago si tiene voluntad...
y preste atención, que ahÌ va la crueldad
de aquel infiel amor...

Usted sabrá
que cuando el amor
comienza a taconear
sentimos en el pecho
la dulce tentación;
°sentimos sed de amar
de amar de corazón!...
Y yo tambiÈn
amÈ con gran pasión,
amÈ con gran delirio
y cosechÈ martirios
porque un padecer
me brindó esa mujer,
°que fue mi perdición!...

Con el alma la querÌa... y ella fue
siempre mi ˙nica ilusión...
pero por otro hombre... como a mÌ...
°a su hija abandonó!
Esa hijita tan querida... compañero,
ayer tarde se murió...
°pero antes de morir, de este modo,
ella me habló!...

°Padre!... Si la llega a encontrar, dele mi perdón
y dÌgale tambiÈn, que aunque ella nos dejó,
°yo siempre la querrÈ, con todo el corazón
y bÈsela por mÌ!
°Hoy la encontró, compañero... no pude perdonar...
me fui Derecho Viejo... y ahÌ, a esa vaga,
en nombre de mi hija... la punta de mi daga
besó su corazón!...

Siga El Corso

SIGA EL CORSO
Música: Anselmo Aieta
Letra: Francisco GarcÌa JimÈnez

Esa Colombina
puso en sus ojeras
humo de la hoguera
de su corazón...
Aquella marquesa
de la risa loca
se pintó la boca
por besar a un clown.
Cruza del palco hasta el coche
la serpentina
nerviosa y fina;
como un pintoresco broche
sobre la noche
del Carnaval.

Decime quiÈn sos vos,
decime dÛnde vas,
alegre mascarita
que me gritas al pasar:
"-øQuÈ hacÈs? øMe conocÈs?
Adiós... Adiós... Adiós...
°Yo soy la misteriosa
mujercita que busc·s!"
-°Sacate el antifaz!
°Te quiero conocer!
Tus ojos, por el corso,
va buscando mi ansiedad.
°Tu risa me hace mal!

Mostrate como sos.
°Detrás de tus desvÌos
todo el añ
o es Carnaval!

Con sonora burla
truena la corneta
de una pizpireta
dama de organdÌ.
Y entre grito y risa,
linda maragata,
jura que la mata
la pasión por mÌ.
Bajo los chuscos carteles
pasan los fieles
del dios jocundo
y le va prendiendo al mundo
sus cascabeles el Carnaval.

Balada para un Loco

BALADA PARA UN LOCO
Música: Astor Piazzolla
Letra: Horacio Ferrer

Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese quÈ sÈ yo, øviste? SalÌs de tu casa, por Arenales. Lo de siempre: en la calle y en vos. . . Cuando, de repente, de atr·s de un ·rbol, me aparezco yo. Mezcla rara de pen˙ltimo linyera y de primer polizonte en el viaje a Venus: medio melÛn en la cabeza, las rayas de la camisa pintadas en la piel, dos medias suelas clavadas en los pies, y una banderita de taxi libre levantada en cada mano. °Te reÌs!... Pero sÛlo vos me ves: porque los maniquÌes me guiñan; los sem·foros me dan tres luces celestes, y las naranjas del frutero de la esquina me tiran azahares. °VenÌ!, que asÌ, medio bailando y medio volando, me saco el melón para saludarte, te regalo una banderita, y te digo...

(Cantado)

Ya sÈ que estoy piantao, piantao, piantao...
No ves que va la luna rodando por Callao;
que un corso de astronautas y niÒos, con un vals,
me baila alrededor... °Bailá! °VenÌ! °Volá!

Ya sÈ que estoy piantao, piantao, piantao...
Yo miro a Buenos Aires del nido de un gorriÛn;
y a vos te vi tan triste... °VenÌ! °Volá! °SentÌ!...
el loco berretÌn que tengo para vos:

°Loco! °Loco! °Loco!
Cuando anochezca en tu porteña soledad,
por la ribera de tu s·bana vendrÈ
con un poema y un trombÛn
a desvelarte el corazÛn.

°Loco! °Loco! °Loco!
Como un acrÛbata demente saltarÈ,
sobre el abismo de tu escote hasta sentir
que enloquecÌ tu corazÛn de libertad...
°Ya vas a ver!


(Recitado)

Salgamos a volar, querida mÌa;
subite a mi ilusión super-sport,
y vamos a correr por las cornisas
°con una golondrina en el motor!

De Vieytes nos aplauden: "°Viva! °Viva!",
los locos que inventaron el Amor;
y un ·ngel y un soldado y una niÒa
nos dan un valsecito bailador.

Nos sale a saludar la gente linda...
Y loco, pero tuyo, °quÈ sÈ yo!:
provoco campanarios con la risa,
y al fin, te miro, y canto a media voz:

(Cantado)

Quereme asÌ, piantao, piantao, piantao...
Trepate a esta ternura de locos que hay en mÌ,
ponete esta peluca de alondras, °y vol·!
°Volá conmigo ya! °VenÌ, volá, venÌ!

Quereme asÌ, piantao, piantao, piantao...
Abrite los amores que vamos a intentar
la m·gica locura total de revivir...
°VenÌ, vol·, venÌ! °Trai-lai-la-larar·!

(Gritado)

°Viva! °Viva! °Viva!
Loca ella y loco yo...
°Locos! °Locos! °Locos!
°Loca ella y loco yo

Fruta Amarga

FRUTA AMARGA
Música: Hugo GutiÈrrez
Letra: Homero Manzi

Corazón!
En aquella noche larga
madurÛ la fruta amarga
de esta enorme soledad.
°Corazón!
øEn las nubes de quÈ cielo
la tristeza de tu vuelo
sin consuelo vagar·?

Bien lo se...
°Aquel frÌo alucinante
de un instante, me cegÛ!
Fue en un viento de locura,
sin ternura, sin perdÛn.
Fue en el grito enronquecido
de un amor enloquecido
de dolor.

Eras la luz de sol
y la canciÛn feliz
y la llovizna gris
en mi ventana.
Eras remanso fiel
y duende soÒador
y jazminero en flor
y eras maÒana.

Suave murmullo...
Viento de loma...
Cálido arrullo de la paloma.
Ya no ser·s jam·s aroma de rosal,
frescor de manantial en mi destino.
Sólo serás la voz que me haga recordar
que en un instante atroz te hice llorar.

°Ya no estás!
Y el recuerdo es un espejo
que refleja desde lejos
tu tristeza y mi maldad.
°Ya no estas!
Y tu ausencia que se alarga
tiene gusto a fruta amarga,
a castigo y soledad.
°Corazón!
Una nube puso un velo
sobre el cielo de los dos.
Y una nube solamente
de repente me perdió.
°Una nube sin sentido,
sin clemencia, sin olvido,
sin perdón!

Chorra

CHORRA
Letra y Música: Enrique Santos DiscÈpolo

Por ser bueno,
me pusiste a la miseria,
me dejaste en la palmera,
me afanaste hasta el color.
En seis meses
me comiste el mercadito,
la casiya de la feria,
la ganchera, el mostrador...
°Chorra!...
Me robaste hasta el amor...
Ahura,
tanto me asusta una mina,
que si en la calle me afila
me pongo al lao del botón.

°Lo que más bronca me da,
es haber sido tan gil!

Si hace un mes me desayuno
con lo que he sabido ayer,
no er'a mÌ que me cachaban
tus rebusques de mujer...
Hoy me entero que tu mama
"noble viuda de un guerrero",
°es la chorra de más fama
que ha pisao la treinta y tres!
Y he sabido que el "guerrero"
que murió lleno de honor,
ni murió ni fue guerrero
como m'engrupiste vos.

°Está en cana prontuariado
como agente 'e la camorra,
profesor de cachiporra,
malandrÌn y estafador!

Entre todos
me pelaron con la cero,
tu silueta fue el anzuelo
donde yo me fui a ensartar.
Se tragaron
vos, "la viuda" y "el guerrero"
lo que me costÛ diez aÒos
de paciencia y de yugar...

°Chorros!
Vos, tu vieja y tu papá,
°Guarda!
CuidensÈ porque anda suelta,
si los cacha los da vuelta,
no les da tiempo a rajar.

°Lo que más bronca me da,
es haber estao tan gil!

Yuyo Verde

YUYO VERDE
Música: Domingo Federico
Letra: Homero Expósito

Callejón, callejón,
Lejano, lejano.
Íbamos perdidos de la mano
bajo un cielo de verano
soñando en vano.
Un farol, un portón
-igual que en un tango-
y los dos perdidos de la mano
bajo el cielo de verano
que partió.

DÈjame que llore crudamente
con el llanto viejo adiÛs.
Donde el callejón se pierde
brotÛ ese yuyo verde
del perdón.
DÈjame que llore y te recuerde
-trenzas que me anudan al portón-
De tu paÌs ya no se vuelve
ni con el yuyo verde
del perdón.

øDonde estás? øDonde estás?
øA dónde te has ido?
øDónde están las plumas de mi nido,
la emociÛn de haber vivido
y aquel cariño?
Un farol, un portón
-igual que un tango-
y este llanto mÌo entre mis manos
y ese cielo de verano
que partió.

Percal

PERCAL
Música: Domingo Federico
Letra: Homero Expósito

Percal...
øTe acuerdas del percal?
Tenias quince abriles,
anhelos de sufrir y amar,
de ir al centro, triunfar
y olvidar el percal.
Percal...
Camino del percal,
te fuiste de tu casa...
Tal vez nos enteramos mal.
Solo se que al final
te olvidaste el percal.

La juventud se fue...
Tu casa ya no está...
Y en el ayer tirados
se han quedado
acobardados
tu percal y mi pasado.
La juventud se fue...
Yo ya no espero mis...
Mejor dejar perdidos
los anhelos que no han sido
y el vestido de percal.

Llorar...
øPor quÈ vas a llorar?...
øAcaso no has vivido,
acaso no aprendiste a amar,
a sufrir, a esperar,
y tambiÈn a callar?
Percal...
Son cosas del percal...
Saber que est·s sufriendo
saber que sufrir·s a˙n m·s
y saber que al final
no olvidaste el percal.
Percal...
Tristezas del percal.

Mamboreta

MAMBORETA
Música: MarÌa Isolina Godard
Letra: Francisco GarcÌa JimÈnez

Yo la conocÌ a "Mamboretá"
en el barrio aquel de la niñez,
con su pena cruel
de no tener mam·...
ni conocer
otro consuelo que llorar.
Pobre huerfanita, triste flor,
era su madrastra la impiedad.
Carne del dolor,
ni un nombre se te dio:
fue nada más
que la infeliz "Mamboretá"...

°Linda mujer que en esta noche
triunfando hace derroche
de lujo y de placer!
SÛlo yo sÈ que eres aquÈlla,
y el brillo de tu estrella
no harÈ palidecer.

Por el milagro, la copa quiero alzar:
°hoy es Alondra quien fue Mamboretá!
Nada pregunto ni sospecho,
°no sÈ lo que habrás hecho
cansada de llorar!

Que otro te condene... Ya no sÈ
dÛnde acaba el bien y empieza el mal.
Yo tan sÛlo sÈ
la trágica verdad
de tu niñez
ensombrecida de orfandad.
Puede ser locura tu placer,
puede ser tu lujo un sol fugaz;
pero Dios te da
desquite de tu ayer;
°sueño feliz
de la infeliz "Mamboretá"!

Zorro Gris

ZORRO GRIS
Música: Rafael Tuegols
Letra: Francisco GarcÌa JimÈnez

Cuantas noches fatÌdicas de vicio
tus ilusiones dulces de mujer,
como las rosas de una loca orgÌa
les deshojaste en el cabaret.
Y tras la farsa del amor mentido
al alejarte del Armenonville,
era el intenso frÌo de tu alma
lo que abrigabas con tu zorro gris.

Al fingir carcajadas de gozo
ante el oro fugaz del champán,
reprimÌas adentro del pecho
un deseo tenaz de llorar.
Y al pensar, entre un beso y un tango,
en tu humilde pasado feliz,
ocultabas las lágrimas santas
en los pliegues de tu zorro gris.

Por eso toda tu angustiosa historia
en esa prenda gravitando est·.
Ella guardó tus lágrimas sagradas,
ella abrigó tu frÌo espiritual.
Y cuando llegue en un cercano dÌa
a tus dolores el ansiado fin,
todo el secreto de tu vida triste
se quedará dentro del zorro gris.

Amablemente

AMABLEMENTE
Música: Edmundo Rivero
Letra: Iván Diez

La encontró en el bulÌn y en otros brazos...
Sin embargo, canchero y sin cabrearse,
le dijo al gavilán: "Puede rajarse;
el hombre no es culpable en estos casos."

Y al encontarse solo con la mina,
pidiÛ las zapatillas y ya listo,
le dijo cual si nada hubiera visto:
"Cebame un par de mates, Catalina."

La mina, jaboneada, le hizo caso
y el varón, saboreándose un buen faso,
la siguió chamuyando de pavadas...

Y luego, besuqueándole la frente,
con gran tranquilidad, amablemente,
le fajó treinta y cuatro puÒaladas.

Corazon

CORAZÓN
Música: Carlos Di Sarli
Letra: HÈctor Marcò

Corazón, me estás mintiendo...
Corazón, øpor quÈ lloras?
No me ves que voy muriendo
de esta pena a tu compás.
Si sabÈs que ya no es mÌa,
que a otros brazos se entregó,
no desmayes todavÌa,
sÈ constante como yo.
Dame tu latido
que yo quiero arrancar
esta flor de olvido
que ella ha prendido
sobre mi mal.

Corazón,
no la llames
ni le implores,
que de tus amores
nunca has merecido
tanta humillación.
Creo en Dios
y la vida,
con sus vueltas,
sÈ que de rodillas
la traerá a mis puertas
a pedir perdón.

Ya verás, cuando retorne
y en sus pasos traiga fe,
que no es loca mi esperanza,
que no en vano la llorÈ.
Yo tendrÈ en mi boca un beso
para su desolaciÛn
y mis manos las caricias
que le entreguen el perdón.
Pero si no viene
°yo no quiero vivir!
Y en mi triste noche
sin un reproche
sabrÈ morir...

Dicen Que Dicen

DICEN QUE DICEN
Música: Enrique Delfino
Letra: Alberto Ballestero

VenÌ, acercáte, no tengas miedo,
que tengo el puño, ya ves, anclao.
Yo sÛlo quiero contarte un cuento
de unos amores que he balconeao.
Dicen que dicen, que era una mina
todo ternura, como eras vos,
que juÈ el orgullo de un mozo taura
de fondo bueno... como era yo.

Y bate el cuento
que en un cotorro
que era una gloria vivÌan los dos.
Y dice el barrio que Èl la querÌa
con la fe misma
que puse en vos.
Pero una noche
que pa' un laburo
el taura manso
se habÌa ausentao,
prendida de otros
amores perros
la mina aquella
se le habÌa alzao.

Dicen que dicen, que desde entonces
ardiendo de odio su corazón,
el taura manso buscó a la paica
por cielo y tierra como hice yo.
Y cuando quiso, justo el destino,
que la encontrara, como ahura a vos,
trenzó sus manos en el cogote
de aquella perra... como hago yo...

Deje vecino... No llame a nadie.
No tenga miedo, estoy desarmao.
Yo sÛlo quise contarle un cuento,
pero el encono me ha traicionao...
Dicen que dicen, vecino, que era
todo ternura la que murió...
Que juÈ el orgullo de un mozo taura
de fondo bueno... como era yo...

Cuesta Abajo

CUESTA ABAJO
Música: Carlos Gardel
Letra: Alfredo Le Pera

Si arrastrÈ por este mundo
la verg¸enza de haber sido
y el dolor de ya no ser.
Bajo el ala del sombrero
cuantas veces, embozada,
una lágrima asomada
yo no pude contener...
Si crucÈ por los caminos
como un paria que el destino
se empeñó en deshacer;
si fui flojo, si fui ciego,
sÛlo quiero que hoy comprendan
el valor que representa
el coraje de querer.

Era, para mÌ, la vida entera,
como un sol de primavera,
mi esperanza y mi pasión.
SabÌa que en el mundo no cabÌa
toda la humilde alegrÌa
de mi pobre corazón.
Ahora, cuesta abajo en mi rodada,
las ilusiones pasadas
yo no las puedo arrancar.
SueÒo con el pasado que aÒoro,
el tiempo viejo que lloro
y que nunca volverá.

Por seguir tras de su huella
yo bebÌ incansablemente
en mi copa de dolor,
pero nadie comprendÌa
que, si todo yo lo daba
en cada vuelta dejaba
pedazos de corazón.
Ahora, triste, en la pendiente,
solitario y ya vencido
yo me quiero confesar:
si aquella boca mentÌa
el amor que me ofrecÌa,
por aquellos ojos brujos
yo habrÌa dado siempre más.

Friday, January 06, 2006

Yira, Yira

Yira yira
Tango
1930
Music: Enrique Santos Discepolo
Lyric: Enrique Santos Discepolo


Cuando la suerte qu' es grela,
fayando y fayando
te largue parao;
cuando estés bien en la vía,
sin rumbo, desesperao;
cuando no tengas ni fe,
ni yerba de ayer
secándose al sol;
cuando rajés los tamangos
buscando ese mango
que te haga morfar...
la indiferencia del mundo
-que es sordo y es mudo-
recién sentirás.

Verás que todo el mentira,
verás que nada es amor,
que al mundo nada le importa...
¡Yira!... ¡Yira!...
Aunque te quiebre la vida,
aunque te muerda un dolor,
no esperes nunca una ayuda,
ni una mano, ni un favor.

Cuando estén secas las pilas
de todos los timbres
que vos apretás,
buscando un pecho fraterno
para morir abrazao...
Cuando te dejen tirao
después de cinchar
lo mismo que a mí.
Cuando manyés que a tu lado
se prueban la ropa
que vas a dejar...
Te acordarás de este otario
que un día, cansado,
¡se puso a ladrar!

Marioneta

Marioneta
Tango
1928
Music: Juan José Guichandut
Lyric: Armando Tagini


Tenía aquella casa no sé qué suave encanto
en la belleza humilde del patio colonial
cubierto en el verano por el florido manto
que hilaban las glicinas, la parra y el rosal...

¡Si me parece verte! La pollerita corta,
sobre un banco empinadas las puntas de tus pies,
los bucles despeinados y contemplando absorta
los títeres que hablaban, inglés, ruso y francés.

-¡Arriba, doña Rosa!...
¡Don Pánfilo, ligero!...
Y aquel titiritero
de voz aguardentosa
nos daba la función.
Tos ojos se extasiaban:
aquellas marionetas
saltaban y bailaban
prendiendo en tu alma inquieta
la cálida emoción...

Los años de la infancia risueña ya pasaron
camino del olvido; los títeres también.
Piropos y promesas tu oído acariciaron...
te fuiste de tu casa, no se supo con quién.

Allá entre bastidores, ridículo y mezquino,
claudica el decorado sencillo de tu hogar...
Y tu, en el proscenio de un frívolo destino,
¡sos frágil marioneta que baila sin cesar!